Bienvenido
Bienvenido a Magic is Might, un foro basado en la tercera generación de la saga de Harry Potter. Este año se realizará el torneo de los tres magos, participaran del mismo Hogwarts {Inglaterra}, Magedumanis {Grecia} y Myeongmab {Corea del Sur}. Los campeones aun no han sido elegidos, sumate a esta aventura y participa del torneo, agregando tu nombre en el cáliz o simplemente apoyando a tu campeón.







Últimos temas
» Información pj cannon Slytherin
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeMiér Nov 07, 2012 3:03 pm por Kim Maeh Ri

» Choosen 6 Afiliación Élite
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeMiér Sep 26, 2012 8:05 pm por Invitado

» oxford university || elite
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeJue Sep 06, 2012 11:37 am por Invitado

» Return to the Stage // Normal
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeMiér Ago 15, 2012 8:40 pm por Invitado

» digimon rol elite
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeJue Ago 02, 2012 7:58 am por Invitado

» DueRougue {Afiliación Élite}
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeMar Jul 31, 2012 1:35 am por Invitado

» Saint Seiya Warsong Gulch
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeJue Jul 19, 2012 5:54 am por Invitado

» Little Hangleton {Foro Necesita Ayuda Urgente}NormAl
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeLun Jul 16, 2012 6:59 pm por Invitado

» Full metal Alchemist: The Destiny [normal]
Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Icon_minitimeMiér Jul 11, 2012 11:24 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 30 durante el Vie Ene 27, 2012 6:31 pm
Nuestro Staff




Censo de Estudiantes


Hogwarts
20


Magedumanis
15


Myeongmab
8




Compañeros



AFILIADOS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
















AFILIADOS NORMALES




Copyright
El contenido del foro incluyendo el skin, el contenido intelectual pertenece, las imágenes del diseño son propiedad de los administradores del foro
Cualquier acción que pueda ser considerada plagio será denunciada. No copies, usa tu imaginación.






Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Hugo B. Weasley el Jue Dic 29, 2011 9:27 pm

Domingo | Clima despejado, con brisa. | 19.13h
Tema reservado para Afrodite P. Schiz.

El fascinante espectáculo de ver a un alumno de primero transformar una cerilla en aguja, tenía a Hugo sumido en un extraño letargo desde hacía horas. Su cabeza se balanceaba de un lado hacia el otro, cabeceando de aburrimiento tumbado en uno de los sillones de la Sala Común, con los pies encima de los pergaminos donde, se suponía, debía estar escrita su redacción para Herbología. Yulia se había ido hacía rato con una de sus amigas y él se había quedado totalmente solo, a pesar de haber buscado la compañía de otros amigos. Amigos que supuestamente le sobraban pero que, cuando realmente los necesitaba, todos estaban ocupados con diferentes quehaceres. Las tardes de domingo se usaban, por defecto, para hacer lo que uno evita durante el fin de semana; deberes.

Pero él no quería hacer deberes. Había empezado su redacción y apenas había escrito dos párrafos antes de caer en la total desesperación del aburrimiento. Había preferido ver cómo la cabeza de la cerilla se iba tornando plateada y afilada, antes que seguir escribiendo sobre hongos. Un enorme bostezo se escapó de su boca a la vez que estiraba los brazos sobre su cabeza, haciendo fuerza con los músculos ligeramente tensos que tenía desde el entrenamiento del día anterior. Unas lágrimas pugnaban por salir de sus ojos, provocadas por el sueño que empezaba a sentir. A pesar de que era bastante dormilón aún no tenía ganas de terminar su día. Con un pesado suspiro se despegó del sofá y se arrastró hacía fuera de la Sala Común de Gryffindor, siendo seguido por la mirada de algunos de sus amigos, que ya habían adivinado que se había rendido ante la idea de estudiar.

Caminó por los pasillos, hasta el exterior del castillo, y aspiró con fuerza el aire fresco que hacía. Se estaba bastante bien, gracias a que no había nubes y los rayos del sol conseguían calentar un poco el lugar. Iba ataviado con ropa bastante cómoda –unos pantalones de chándal grises, una camiseta simple de color negro y una sudadera encima-, así que se le ocurrió ir hacía el campo de Quidditch y entrenar un poco más. Con la lesión del día anterior, no había podido practicar correctamente su fuerza y puntería con el brazo derecho.

Las gradas estaban llenas de pequeños grupitos de gente, que hacían sus deberes o leían sentados en los asientos de madera, dejando que el sol les calentase todo cuanto pudiese. Hugo no miró a ninguno y fue directo a los vestuarios de Gryffindor; sacó su escoba del armario y agarró una de las cajas donde guardaban viejas bludgers para entrenar. Salió al campo y se colocó en la zona más alejada, dispuesto a entrenar durante lo que quedase de día.

Sin embargo, una hora más tarde ya estaba agotado e, incluso, había acabado por librarse de la sudadera que le acaloraba. Tenía el pelo húmedo del sudor frío y comprendió que lo mejor era bajar, darse una ducha y tirarse en el césped. No era bueno machacar tanto su cuerpo dos días seguidos. Con la pelota debidamente hechizaba para detenerla, comenzó a descender sin advertir de la figura cercana al lugar donde sus pies acabaron posándose.
avatar
Hugo B. Weasley
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 23/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Afrodite P. Schiz el Vie Dic 30, 2011 1:22 am

La poción Multijugos, transforma al que la bebe en la persona del que sea el cabello -o algo mas, como uñas- depositado en la poción previamente, por una hora. Sólo puede emplearse para transformaciones humanas.
Había estado en aquellas dos líneas, por tiempo indefinido. No lograba concentrarse en la materia que más le gustaba, y eso la estaba poniendo de los nervios. Tal vez era el simple hecho que había estado estudiando toda la mañana, o tal vez era que aquella poción la aburría bastante. Pero lo cierto es que había cerrado el libro de Moste Potente Potions, con molestia, y se levantaba de su cama, con pesadez. Había decidido que tanto estudiar para algo que de seguro saldría bien, era tiempo perdido; por lo que bajó hasta su Sala Común, para salir por la puerta, hacia los pasillos del Castillo. No quería quedarse rodeada de puros pegotes y gorilas, que lo único que hacían, era hablar chorradas que poco le importaban.

El día estaba realmente bonito, y lo primero que le vino a la cabeza, fue salir a pasear por los terrenos. ¿De eso se estaba perdiendo, al estar encerrada en su habitación estudiando? Sinceramente, era estúpido. ¿Desde cuándo ella estudiaba tan fervientemente? Sacudió su cabeza, y decidió que debía dejar de pensar en el estudio. Su deseo por ser Inefable, le estaba atrofiando el cerebro, velozmente.

Salió a los exteriores, con ánimos de no ver a nadie. Tal vez esa había sido una de las razones, por las que se había quedado en su habitación, y rehuír de toda compañía. Aquella mañana, Afrodite no tenía buen humor, y cuando estaba así, era mejor que se alejara de todos, porque era sencillo hacerla explotar, y ella lo sabía. Pero quizás el aire fresco, la haría despejar la mente, y no querer lanzarle maldiciones a todos los que se cruzaran en su camino. Quizás podría discutir con algún alumno de Gryffindor que le cayese mal, pues aquello de seguro, cambiaría su humor.

Respiró una gran bocanada de aire fresco, y enseguida le provocó montar en su escoba, y que el viento despeinara su cabello hasta desordenarlo tanto, que su mente borraría todo mal humor, solo por querer acomodar el desastre en el que de seguro se convertiría. Por lo que, Afrodite, con ganas renovadas; se encaminó directo hacia los vestidores de Slytherin; y se cambió por algo más cómodo para volar. Cogió su escoba, y se quedó un rato, acomodando las pelotas de Quidditch, para practicar un poco. Hacía mucho que no iba a aquel lugar. Aún no habían comenzado los entrenamientos del equipo, la verdad; así que las pelotas estaban guardadas en una caja polvorienta, en algún lugar.

Cuando por fin las encontró, salió al Camo de quidditch. Afrodite se molestó, al darse cuenta de que allí se encontraban muchos alumnos de diferentes casas, haciendo deberes atrasados, en las gradas. ¿No habían podido buscar otro lugar para estudiar? Estaba a punto de mandarlos a largarse del Campo, y así al menos poder botar un poco de veneno acumulado; pero su mirada se posó en el chico que bajaba del aire, con su escoba. La sonrisa de Afrodite, se vislumbró en su rostro; a penas le vio. Hugo Weasley, estaba ante ella, con el cabello bastante desordenado y sudado. Nuestra chica se recargó en su escoba, y sonrió más ampliamente, mirándolo.

- ¿Qué tal, Hugo? -Preguntó, sin poder evitar que su voz sonara algo emocionada; y su humor se apaciguara un poco, olvidando a los molestos estudiantes estudiosos de las gradas. Era bastante agradable ver a uno de los pocos Weasley, que le caía bien.
Afrodite P. Schiz
Afrodite P. Schiz
»Slytherin
»Slytherin

Mensajes : 755
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Hugo B. Weasley el Sáb Dic 31, 2011 12:11 pm

Con un movimiento brusco de cabeza, Hugo colocó el cabello húmedo que le caía sobre los ojos en su lugar. No ocultó su sonrisa al reconocer la voz de Afrodite. Eran amigos o algo así. Hugo no estaba muy seguro de qué podía esperar de ella, sin embargo, le caía bien. A diferencia de muchos de sus primos, él encontraba en Afrodite a una persona interesante. Algo fuera de lo acostumbrado para él. Eso sin contar lo insultantemente guapa que era, y teniendo él dos ojos en la cara, era inevitable la atracción. Aunque sabía de sobra que sus posibilidades con ella se contaban a una entre mil millones. Y Afrodite le trataba bien, no se portaba de forma desagradable, así que él no veía ningún motivo para llevarse mal con ella. No habían tenido muchas ocasiones de conocerse y, de hecho, la gran mayoría de personas desconocían incluso el que se tratasen con la familiaridad suficiente como para llamarse por el nombre, y no por el apellido, que sería lo normal.

Levantó la cabeza y la localizó justo frente a él, apoyada en su escoba. Su mirada la recorrió de arriba abajo, evaluándola de la misma forma descarada de siempre. Sonrió cuando sus ojos verdosos se encontraron con los oscuros de ella. —Hey, Afrodite—saludó alegremente. Tuvo el amago de acercarse y saludarla de una forma más afectuosa, como hacía con todo el mundo. Quizá un beso en la mejilla o un corto abrazo. Pero recordó su lamentable estado, lo poco aseado que se encontraba y se mortificó por eso. A él le encantaba el contacto humano y lamentaba haberse ido a encontrar, precisamente con ella, cuando se encontraba sudado. No es que oliese mal; no era ese tipo de sudor. Aun así, y sin conocerla excesivamente, sabía que abrazarla cuando se encontraba así era algo fuera de lugar. En compensación, amplió la sonrisa e hizo un gesto con la mano, señalándose a sí mismo—Pues ya ves, necesitando una ducha —contestó, con un encogimiento leve de hombros. Un poco más allá, tirada en el césped, estaba la sudadera que se había quitado hacía un rato. La recuperó y se quitó rápidamente la camiseta, que se pasó por el pelo, secando y desordenando. Después se puso solamente la sudadera. Iría a darse una ducha cuanto antes, pero aquello serviría durante un rato. —¿Y tú, cómo estás? —preguntó entonces, acercandose un poco más y apoyándose él también en su escoba.

Despegó los ojos del rostro de Afrodite y recorrió todo el ancho del campo. En las gradas seguía habiendo gente ociosa. Hugo les entendía perfectamente. Eran muy pocas las veces en las que el sol se dignaba a salir en Escocia y, cuando lo hacía, todo el mundo aprovechaba el momento. Las gradas también habrían sido su primera opción; estaban altas, más cerca del sol. Se le ocurrió que quizás podrían subir a una que estuviese más vacía y charlar un rato, pero lo descartó. Afrodite había ido con el mismo propósito que él, al comienzo. Tampoco quería entretenerla demasiado, se le haría de noche si se ponían a hablar. —¿Vas a volar mucho? —cuestionó, de forma deliberadamente casual. Si no acababa muy tarde, quizá podría ir a ducharse y luego esperarla. De todas formas, no tenía nada mejor que hacer -porque ni loco iría a por su redacción. Tal vez, con un poco de suerte, ella decidiera pasar de volar y quedarse un rato con él. Se pasó la mano por la nuca y volvió a mirarla. —Puedo esperarte y así hablamos.


Off. Ya sabes, no es mucho pero ahora mismo -por culpa del resfriado- no puedo dar más. Lo siento D:
avatar
Hugo B. Weasley
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 23/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Afrodite P. Schiz el Dom Ene 01, 2012 3:38 pm

A pesar que acostumbraba a pasar las últimas horas del día rodeada de sus compañeros de casa, esa tarde había decidido que lo que más le apetecía era coger su nueva escoba y probar hasta donde era capaz de llegar con ella. No la había podido usar a pesar de que hacía una semana que su padre se la había regalado, pues había estado engatusada de exámenes como la que más, pero nadie le iba a impedir que lo hiciese en esos momentos. Claro que sus planes se vieron algo afectados, pues Hugo Weasley había aparecido ante ella, y la había trastornado un poco, debido a su sutil manera de jugar con su cabello -que, por cierto, era la debilidad de Afrodite- cuando estaba mojado por el sudor.

La chica lo miró entre divertida y algo recelosa; en cuanto vislumbró el amago de Hugo, en acercarse a saludarla. Era algo pedante con acercarse a los chicos sudados, pero tampoco es que le desagradace tanto, la idea de abrazarle o besarle la mejilla. Sonrió, ocultando las ganas que tenía de reír, pues se había dado cuenta que Hugo tenía los mismos pensamientos que ella. ¿Tanto se notaba lo "educada" que era en ese aspecto? Afrodite, en seguida, giró la vista hacia otro lado, tratando de no verle a él, sin camisa.

Hugo no era de los chicos corpulentos, que pudiera notarse hasta con los ojos cerrados, los perfectos y esculturales 'cuadritos' en su torso; pero el chico no estaba mal, a decir verdad. Tenía su cuerpo bien definido a causa del Quidditch, y no podía negar que eso le atraía. Nuevamente, la chica se reprendió por sus pensamientos, y decidió -mejor- responder a la pregunta de su amigo.

- Estoy bien, gracias por preguntar -Le sonrió de manera tranquila. Ahora sí tenía puesta una camisa, y no dejaba a la vista nada. Suspiró aliviada. No le desagradaba mirarle, claro que no; pero era incorrecto. Punto. Salió de aquel pensamiento, en cuanto escuchó nuevamente su voz-. Mi primera opción había sido volar, pero... -Calló entonces, pensativa. '...me he encontrado contigo, y cambié de parecer'. No. Sonaba algo extraño. '...prefiero quedarme contigo'. Menos. Sonaría a chica desesperada. Prefirió quedarse callada, y que si él quería, pensase lo que quisiera. Claro que su ofrecimiento la había alegrado un poco. Asintió entonces, sonriendo ampliamente- Pues, si quieres ir a ducharte, podré volar un rato; pero no me disgustaría hablar contigo ahora -Comentó como si nada, mirando lo interesante que podían ser sus zapatos, en situaciones que le avergonzaban.

Off. No pasa nada, pero ahora perdona la chorrada de post. La enferma soy yo Razz
Afrodite P. Schiz
Afrodite P. Schiz
»Slytherin
»Slytherin

Mensajes : 755
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Hugo B. Weasley el Miér Ene 04, 2012 1:38 am

Los indefinidos ojos de Hugo, entre el verde y el azul, estaban absortos en el rostro de Afrodite. Perdidos en esa perfecta sonrisa que le estaba dedicando. Tragó saliva y se obligó a dejar de mirar aquellos labios finos y fijar su mirada en los irises oscuros que tenía enfrente. Aquello no fue mucho mejor, porque le parecieron casi tan preciosos como la sonrisa que había estado contemplado. Con una fuerza de voluntad que no creía poseer, desvió completamente la mirada hasta la puerta de los vestuarios rojos. —Me alegra que estés bien —respondió sinceramente, sonriendo pero esquivando el tener que mirarla. También le alegraba el hecho de que a ella no le importase hablar con él en ese estado, pero no comentó nada al ver su turbación—. La verdad es que me encantaría hablar ahora contigo, pero será mejor que vaya a ducharme. Es un poco incomodo estar así, la sudadera pica —parloteó nerviosamente, mientras se desplazaba despacio hacía donde se encontraban los vestuarios. Agarró su bate, la escoba y flotó la caja con la bludger y se alejó un poco más. Se sentía mal, aunque fuese absurdo hacerlo, por tener que irse. No le apetecía en absoluto liberarse de la presencia de la Slytherin pero, si quería acercarse un poco más a ella, no era conveniente que estuviese desaseado.

Pero no te vayas—pidió, girándose para verla. Hugo no tenía ningún tipo de problema en demostrar que le apetecía estar con juntos ¿por qué habría de tenerlo? No pensaba mucho en ello, en el hecho de que le apeteciese hablar con Afrodite, porque en realidad nunca pensaba demasiado en las cosas que hacía o sentía. Menos en las que, por defecto, no había lógica; como aquella—. Por favor—añadió. Ante todo, su madre le había enseñado a tener ciertos modales y no dar por hecho nada con una chica. Esperaba que ella volase cerca, para así poder verla cuando terminase.

Caminó rápido a los vestuarios y entró. Dejó todo tirado en un rincón y fue desnudándose de camino a uno de los cubículos que eran las duchas. Tampoco quería darse mucha prisa, al fin y al cabo, quería dejarle un tiempo para que se divirtiese en el aire. El agua caliente empapó su cuerpo y él se quedó allí durante largos minutos. Le gustaba el agua muy caliente y ésta quemaba ligeramente su piel, destensando sus músculos. Cerró los ojos y miró al techo mientras el chorro de agua le mojaba la cara. Por algún motivo, su mente volvió a pensar en Afrodite. Se la imaginó entrando en el vestuario cuando él estuviese vistiéndose. Se imaginó a sí mismo acorralándola contra la pared y besando sus labios... Abrió los ojos de golpe y miró al frente, pillado por sorpresa por sí mismo. Eran desconcertantes aquellos pensamientos y también el peso que sentía ahora en el estomago. Cambió el agua caliente por una mucho más fría. Piensa en cosas desagradables, se ordenó. Filch y Hagrid bailando con mankinis. Mamá y papá haciéndolo. Rose intercambiando fluidos con el rubio. Una foto porno de Mcgonagall...

Le pareció que todo aquello eran imágenes mentales bastante grotescas y sus labios se estiraron en una sonrisa al darse cuenta de que había servido para despistar a su amigo. Tras enjabonarse y aclararse con agua ya un poco más caliente, salió de la ducha. Se secó con una toalla de la estantería y abrió su taquilla para coger ropa limpia. Por suerte había un par de vaqueros caídos y desgastados y una camiseta de los Chudley Cannons que debía haber visto tiempos mejores. Tenía que ir a comprarse ropa y probablemente su madre y su abuela le obligarían a ello en las vacaciones de navidad, pero le daba tanta pereza.

Rápido, pero sin querer parecer desesperado, volvió al campo. No la vio y algo se retorció dentro de él. Sacudió la cabeza, y todo su pelo con ella, para desechar el malestar. Debía seguir allí, en alguna parte.



Off. Ay, mejórate cielo D:
Off2. Siento que Hugo se haya ido ese momento, pero me parecía lo más lógico. No quiero que éste sudado xD
avatar
Hugo B. Weasley
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 23/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Afrodite P. Schiz el Miér Ene 04, 2012 11:51 pm

No dudó en reírse de la expresión de desconcierto de Hugo, en cuanto comentó que su sudadera picaba. Sabía perfectamente cuál era aquella situación. Continuamente le sucedía en los partidos de Quidditch, cuando terminaba exhausta y sudada, y debía correr hacia las duchas, para no sentirse tan engomada. Así que asintió al pedido del chico, mientras él se alejaba y la dejaba sola, en medio de la entrada a los vestidores. La verdad es que no sabía qué hacer ahora. Si el chico había ido a echarse una ducha, era porque también odiaba estar de aquella manera. Y que ella fuese a volar, la dejaría en sus mismas condiciones. Y entonces tendría que irse a bañar, y el tiempo se pasaría de aquella manera, sin darle la oportunidad de poder hablar con el Gryffindor.

Miró alrededor, en busca de algo por hacer, que no la dejara en deplorable estado. Lo cierto es que parecía el campo estaba impregnado de chicas de las demás casas, excepto Slytherin. No había ni una sola cara que conociera. Mejor dicho. No había ni una sola cara que no detestara. Gruñó levemente y se obligó a sí misma a montarse en la escoba, y no prestarle atención a su sudor a la final. Tampoco es como si después de saludar, Hugo y ella fuesen a tener contacto físico (?)

Poco a poco, la velocidad y adrenalina recorrió el cuerpo de la joven Slytherin. Voló en círculos por un momento, esquivando los aros con destreza y cuando el ángulo le daba la oportunidad, tocando la gruesa lona de las tribunas, se elevaba como pájaro y se dejaba caer como una gota de lluvia. Sentía el aire resbalar por su rostro, el cabello alborotarse y una fugaz sonrisa en sus labios cuando veía que el suelo se montaba a sus pies. Aquello hizo que la chica estuviese más atenta a lo que ocurría. De hecho, pudo darse cuenta que el ruido del colegio le pareciera bastante alejado.

Cuando notó entonces, que se había alejado bastante del campo de Quidditch. Viró rápidamente, dándose cuenta que había pasado mucho tiempo. Si Hugo se iba, no se lo perdonaría. En realidad, sí que quería hablar con él.
Al llegar nuevamente al Campo de Quidditch, pudo darse cuenta que el chico se encontraba parado justo donde habían estado ellos, hacía un rato ya. Decidió acercarse a él, por detrás y con un poco de suerte, darle al menos, un mínimo respingo. Pero al último momento, el chico giró su rostro, mirándola y ella no pudo más que sonreír ante aquello, con fingida inocencia; y recogiéndose el cabello despeinado.

- ¿Has esperado mucho? –Preguntó, bajando de su escoba; y parándose frente a él. Esperaba que no fuese así, y que –por supuesto-, ella no estuviese tan sudada en aquel momento; pues… la verdad es que no se sentía así. Se mordió el labio inferior, y se tocó los brazos con disimulo y sí. Su piel había tomado la textura de cuando alguien estaba un poco sudado. Genial. Ahora era ella quien necesitaba un baño.


Off. Lalala, me da pereza que Afrodite se vaya a bañar¬¬. Okno XD
Afrodite P. Schiz
Afrodite P. Schiz
»Slytherin
»Slytherin

Mensajes : 755
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Hugo B. Weasley el Vie Ene 06, 2012 9:43 pm

La garganta se le quedó seca de un segundo para el otro y, probablemente, ningún hombre en su sano juicio podría habérselo reprochado. Y es que, sus ojos no podían creer lo que tenía delante de él; una Afrodite muy ligeramente cubierta por el brillo de la capa fina de un sudor que, a él, no se le antojó desagradable. Como si estuviese bañada de rocío. Un poco despeinada por el aire, intentando colocar su pelo de nuevo. Había algo salvaje e indomable en su aspecto, naturalmente femenino, que a Hugo le pareció arrebatadoramente atractivo. El aire, que no tenía conciencia de estar reteniendo, se escapó de sus pulmones en un suspiro casi anhelante, al ver cómo se mordía el labio.

Pestañeó un par de veces, intentando salir de su trance, a la vez que se humedecía los labios. —No. No, qué va. Acabo de salir —farfulló, con la voz mucho más profunda y ronca que de costumbre, por el deseo y la atracción que sentía. Carraspeó intentando que su voz tomase un tono más firme y menos grave. Tenía que empezar a controlarse y controlar sus malditas hormonas adolescentes, él no era de esos que iban detrás de cada falda. —En realidad, salí hace unos minutos. Te estaba buscando, pero empezaba a creer que me habías plantado —y, en cuanto lo dijo, se sintió estúpido. Pero era inevitable para él ser sincero; la estaba buscando y se había sentido mal ante el pensamiento de que ella se hubiese ido. Sacudió la cabeza y el pelo, todavía húmedo de la ducha, salpicó sobre su camiseta un par de gotas de agua. Le gustaba secar el pelo al natural, si se atrevía a usar cualquier otra opción, acabaría con una bonita melena afro.

Metió las grandes manos dentro de los bolsillos delanteros de su pantalón, haciendo que estos quedasen algo más caídos. Se le veía el comienzo de la ropa interior, pero a todos los chicos se les veía siempre, no era un problema para él. Se sentía un poco intimidado y no tenía idea de qué podía decirle. No tenía nada para contarle, a pesar de sus ganas locas de hablar y estar con ella. Encogió un hombro e hizo un pequeño gesto, que la invitaba a seguirlo. No había muchos lugares por allí que no estuviesen a la total vista de todo el mundo, pero sí había algunos más discretos que el centro del campo y rodeados de gradas con gente.

A Hugo siempre le gustaron los estadios de Quidditch. Desde pequeño, su padre le había llevado a muchos partidos y él siempre se lo pasaba bien allí. Sobretodo cuando iban todos juntos, con tanta gente uno nunca podía aburrirse. Pero, aun y con todo, su campo favorito era el del colegio. No tan grande, no tan asombroso. Pero era sencillo, como él mismo, y modesto. Las altas torres se alzaban con sus colores favoritos; verde, amarillo, azul y, por supuesto, rojo. Eran gradas que siempre estaban llenas de vida, de gente joven que lo daba todo por animar a su equipo en un juego que, de hecho, tampoco tenía tanta importancia. Le gustaba aquel lugar, sin más.

Había uno en especial; bajo las gradas de la tercera torre por la derecha, con los colores de Ravenclaw. La lona que cubría la torre que alzaba las gradas, también dejaba ocultas las escaleras para trepar hasta lo más alto. No es que fuese diferente a las demás, pero había sido el lugar predilecto de Hugo para esconder todo tipo de cosas, debajo de los tablones de aquella escalera. Se encaminó hacía allí, con una pequeña sonrisa que no podía esconder. Estaba seguro de que le quedaba algo interesante allí resguardado. No le hacía especial ilusión que alguien supiese que iba escondiendo cosas por todos lados -porque no era el único sitio en el que lo hacía-, como un loco, pero por algún motivo sentía que podía confiar en ella. —No tengo idea de si eres de las que beben alguna vez —admitió, con otro encogimiento despreocupado de hombros—, pero tengo Whisky de fuego —siguió, esquivando su mirada. No es que él bebiese a todas horas o algo así, pero le gustaba divertirse de vez en cuando. Eso era lo que hacían los adolescentes, a fin de cuentas ¿no?— y también golosinas, por si lo prefieres.

Con un rápido movimiento del brazo apartó la áspera lona de color azul, dejando ver el interior de las escaleras en caracol, de basta madera vieja, que subían hacía las gradas. Se introdujo en el interior con rapidez y asomó la cabeza un momento después. —Ahora que lo pienso... Puedes ir a ducharte si quieres, aunque no tengo problemas con verte así —confesó con los ojos un poco oscurecidos, dejando en evidencia el por qué no le molestaba en absoluto—. Te esperaré aquí, si quieres ducharte —ofreció y le dio una pequeña sonrisa de lado, pero sin dejar de apartar la lona lo suficiente para que ella entrase. Esperando que Afrodite lo hiciese, pero dándole libertad de elección.


Off. Siento que he utilizado a tu pj, haciendo que ande y siga a Hugo, aunque de forma indirecta -no lo he llegado a escribir del todotodo-. PERDÓNAME. Enserio, es que sino quedaba vergonzosamente corto y no sabía por dónde alargarlo un poco XD -aunque ahora parezca 'largo', no lo sería si no me hubiese enrollado en descripciones Rolling Eyes-
avatar
Hugo B. Weasley
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 23/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Afrodite P. Schiz el Lun Ene 09, 2012 1:17 pm

Hubo un momento lleno de un incómodo silencio, en el que Hugo la miró y ella pensó que el chico pasaría de ella, por estar sudada. Aquel momento, Afrodite aprovechó para jugar con su cabello, enredándolo entre su dedo índice y desenroscándolo, dejando asi un lindo churquito en las puntas, churco que se devanecía de una vez. ¿Para qué lo seguía intentando? Su cabello era completamente rebelde, igual que ella. Cuando queria que estuviera liso, le salian algunos churcos por no sé dónde y, cuando queria que estuviera un poco churco, el condenado estaba completamente liso. Bufó con frustración contenida y suspiró profundamente para no empezar a lanzar desmadres en contra de su cabello, porque a la larga, no tenia la culpa. Siempre podia tomar su varita y hacer lo que le apeteciera con su cabello. Sí, eso haría pero por ahora... se lo dejaría atado en esa coleta, no queria acalorarse mucho mientras estaba allí.

Volvió a mirar a Hugo y pudo notar que la miraba fijamente mientras hablaba. No pude evitar sonreír un poco. Aunque había sido una sonrisa imperceptible; sonrisa que, dudaba, él hubiera notado. Miró con incredulidad grabada en sus ojos, cuando Hugo le dio esa respuesta. Su "confesión" le había parecido lo más tierno que había oído en un buen tiempo, por lo que mordió su labio inferior dispuesta a decirle algo. Su mente maquinó alguna respuesta que expresara lo mucho que quería hablar con él, y cuando por fin la obtuvo él la invitó a seguirle y caminar por el campo, lejos de todas las miradas furtivas de los estudiantes.

Le siguió, mirando el Campo de Quidditch. No sabía muy bien de qué hablar. Aunque pensaba que, tal vez, después de esa declaración por parte de él, podrían llegar a tener una conversacion decente, digna de dos personas racionales. Suspiró y sonrió en cuanto él volvió a interrumpir sus pensamientos, esta vez con una pregunta. La verdad era que sí, ella de vez en cuando bebía de aquellas sustancias, pero no era como si lo fuera a hacer, al menos no en el colegio. Prefería las bebidas menos fuertes, para aquellos casos.

- Me quedo con las golosinas -Comentó, sonriéndole de lado. Habían llegado a una de las escalinatas para subir a las gradas de Ravenclaw y ahora que se daba cuenta, estaba bastante alejado del tumulto y los estudiantes curiosos que los habían estado evaluando con la mirada, hacía minutos atrás. Quería poder hablar sin tapujos con el muchacho, sin tener que esconder algunas actitudes por miedo a lo que se fuese a decir de ella. Hugo era uno de los pocos Gryffindor's en los que confiaba.

En cuanto subió la lona, para dejarle paso, pensó. Quería quedarse hablando con él en aquel momento, pues sabía que luego se haría tarde y no le daría tiempo de absolutamente nada. Sobre todo si se acercaba la hora de la cena. Si conocía bien al chico, sabía que no se perdería una comida, y menos por ella. Y claro que ella tampoco le gustaba perderse las deliciosas comidas que hacían los elfos domésticos de Hogwarts, aunque ella sí que podía hacer un esfuerzo, solo por quedarse un rato más con la compañía de Hugo.

- Si a ti no te importa que esté así, pues... -Se encogió de hombros, sonriendo como estúpida- entonces me quedo contigo -Sacudió su cabeza, casi imperceptiblemente. No le gustaba sentirse así cuando estaba con nadie, y menos con él. Fuese otro chico, no importaba... como Joseph, con quien había compartido bastante tiempo en su vida. Si con él se sintiera como se sentía con Hugo, no pasaba nada, pero con él era... Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando su mirada se posó en los ojos del muchacho. Se despaviló y lo miró, mientras una hermosa sonrisa surcaba en sus labios- ¿Cómo es que has conseguido entrar Whisky de Fuego al colegio? -Preguntó curiosa entornando los ojos; para sacar un tema de conversación mínimamente interesante; y pasando a donde el chico la invitaba, mientras esperaba a que le viniera a su cerebro, alguna idea de conversación, mucho mejor.


Off. A mi me gustó Rolling Eyes
Afrodite P. Schiz
Afrodite P. Schiz
»Slytherin
»Slytherin

Mensajes : 755
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Hugo B. Weasley el Dom Ene 15, 2012 5:52 am

La sonrisa de Hugo parecía que no podía mostrar más felicidad y, sin embargo, se expandió por sus mejillas al escucharla, haciendo que sus hoyuelos se marcasen de forma encantadora. No podía negar que le había sorprendido que ella prefiriera quedarse allí con él, en vez de ir a darse una ducha. —¿Cómo podría importarme? Estás perfecta, para no variar—. No le molestaba verla así, la encontraba preciosa de igual modo, pero no había esperado que a ella también le diese igual. Dite siempre daba muy buena imagen allá donde iba y, saber que con él no le importaba demasiado, le hizo sentirse extraño. ¿Era porque le daba lo mismo lo que pensase un niñato o porque se sentía cómoda siendo más ella misma con él? La curiosidad le mataba, pero permaneció callado, observando cómo los labios de Afrodite también se estiraban en una sonrisa, para acabar formulándole una pregunta. Hugo notó cómo el pequeño hechizo que había sentido, ese momento de perderse en sus pensamientos (pensamientos plagados de ella), pasó y que Dite intentaba sacar un tema de conversación.

Su amplia sonrisa se transformó lentamente en una media y entrecerró sus ojos con un brillo malicioso, propio de los gamberros como él. Dejó que Afrodite pasase dentro y bajó la lona, quedando ambos a cubierto bajo las gradas. La temperatura allí era unos grados más alta que en el exterior, gracias a que la lona acumulaba el calor. No era un sitio especialmente grande, porque la escalera lo ocupaba casi todo, pero se estaba bastante bien. Hugo sacó su varita del bolsillo trasero de sus pantalones y realizó un sencillo hechizo que eliminaba cualquier rastro de polvo. No tenía ningunas ganas de que su alergia le atacase justo delante de ella. Después, pensó en qué podía contestar.

Sabía de sobras cómo había colado el alcohol, pero Dite era prefecta ¿Se enfadaría? ¿Lo contaría? Ya sabía que el alcohol estaba ahí y no había dicho nada, de todas formas, si quisiera fastidiarle podría hacerlo sólo con decirle a un profesor dónde podía encontrarlo. Suspiró y se pasó la mano varias veces por la nuca, mirándola y sonriendo un poco. Tenía puesta aquella expresión inocente y de desvergonzado. Aquella con la que sonreía a su madre y murmuraba que no iba a volver a pasar, cuando hacía algo malo. Esa que le libraba de tantas cosas, porque estaba tan adorable mirando y sonriendo así, que no muchos podían resistirse. Encogió un hombro. —Hay muchas maneras de hacer contrabando en Hogwarts —empezó, acercándose al pequeñísimo hueco que hacían las escaleras de caracol. Era oscuro y quedaba totalmente oculto de la vista—. Las botellas que tengo aquí, precisamente, se las compré a un chico de Ravenclaw. Según sé, su hermano salió de Hogwarts el año pasado y se las envía por lechuza, en botellas de cerveza de mantequilla casera o de cualquier otra cosa —siguió, concentrado en entrar dentro del hueco. Se sentía enorme viendo lo pequeño que era, cuando hacía unos años podía entrar y salir perfectamente. Consiguió sacar una caja, que por la pinta que tenía, habría estado llena de polvo si no hubiese sido por el hechizo. Al moverla, unas botellas tintinearon—. Pero normalmente consigo estas cosas con los elfos de la cocina. No me siento orgulloso al decir que les tengo amenazados con esconder sombreros y bufandas por la torre de Gryffindor. Mi madre lo hacía, aunque con un propósito mucho más noble. En cualquier caso, los más viejos la recuerdan y tienen pavor de ellacasi tanto como yo, terminó pensando con un suspiro compungido.

Abrió la caja y dentro se podían observar varios botellines y una bolsa enorme llena de todo tipo de caramelos y gominolas. Hugo cogió la bolsa y se la dio a Afrodite con una sonrisa, mientras pillaba un pequeño hipogrifo verde que sabía a manzana. Mantuvo la expresión en sus labios a la vez que lanzaba la gominola al aire y ésta caía en su boca. Por ultimo, se agachó y agarró uno de los botellines, que no eran de Whisky, si no de verdadera cerveza de mantequilla. Sólo quedaba uno, pero podía compartirlo si ella quería. Bebió un largo trago y se sentó en las escaleras. Era un sitio estrecho y deseaba más de lo que era recomendable, que ella se sentase a su lado. En esa estrechez la tendría cerca, muy cerca. Se rozarían y, obviamente, no le disgustaría.

La contempló en silencio, maravillándose de nuevo con lo guapa que era. Debería estar prohibido. Aunque eso no era todo lo que le gustaba de ella, si era algo que se hacía obvio todo el tiempo. Le incomodaba desearla tanto. Bajó la mirada al suelo, apoyando los antebrazos en sus muslos. Apartar la vista de ella siempre funcionaba, para relajarse. ¿Por qué se sentía así? No era lo mismo con Yulia, ni con Heaven y se suponía que ellas eran mucho más cercanas. Esa cosa extraña que sentía bajo la piel, el cosquilleo, no lo tenía con ninguna otra. Se mordió el labio con fuerza, alzando la vista de nuevo. No podía dejar de mirarla mucho tiempo. —Sé que no está bien beber —retomó el tema, ya que no sabía de qué otra cosa hablar—, no suelo hacerlo. Las tengo de varías fiestas y para mi cumpleaños —rodó los ojos, fastidiado con ese último hecho—. No quiero que pienses que bebo todo el tiempo, no soy tan idiota.



Off. No te asustes si hay muchas faltas, no corregí xD
avatar
Hugo B. Weasley
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 23/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Afrodite P. Schiz el Dom Ene 22, 2012 7:49 pm

En cuanto entró, sintió más calor del que hacía afuera. Claro que eso no era un problema, pues en el exterior estaba haciendo una brisa nada normal, que le despeinaba el cabello, y le entumecía los dedos; pues realmente, era fría. Agradeció internamente que el chico hiciera aquel hechizo contra el polvo. Era alérgica, y no quería comenzar a estornudar como posesa, cada dos por tres. El sonrojo en las mejillas de Afrodite, se podían distinguir a millas de distancia, cuando el chico, terminó de hablar. No era normal que lo hiciera, en realidad; pero que Hugo dijese aquello, hacía que se ruborizara. Hizo una mueca graciosa con sus labios y mejillas, que denotó la incomodes que sentía. Por suerte, el chico no lo notó y pareció que ahora pensaba en la pregunta que la muchacha le había hecho.

Sonrió amistosamente, esperando que el chico le respondiera con sinceridad. Al menos así vendría una conversación que pudiera ramificarse en varias más, y no quedar callados, incómodamente. Además, si se lo contaba, era porque confiaba en ella; cosa que le agradaba pensar. Si bien era prefecta, ese trabajito no le gustaba en lo absoluto. Sólo lo había aceptado para que su hoja de vida estuviera impecable, y entrar más rápido a trabajar en el Ministerio, como siempre había querido. Pero definitivamente, odiaba tener que salir por las noches a vigilar a compañeros hormonados, para que no hicieran nada indebido, como se referían los profesores, al sexo.

Salió de su ensimismamiento, para caer en otro, enseguida; al mirar la sonrisa tan encantadora de Hugo. Muchas veces se había sorprendido pensando en él, más de lo normal. Es decir; era amigos o algo parecido, desde no hacía taaaaanto tiempo; y era poco saludable que pensase en él, más que en, por ejemplo, su banda favorita. Además, le sorprendía pensar en lo que le gustaba de él, y sin duda alguna, aquella sonrisa que ahora le mostraba, entraba entre sus lados más atractivos. Pero eso no era todo Comenzando por su cabello ondulado y castaño, largo varonil y siempre brillante, con el olor que tanto le agradaba; digno de su Amortentia, siguiendo por sus avellanados ojos, tan eléctricos que podrían quemar si tuvieran un poder aparte, y que cuando la miraban la hacían sentir mil malditas cosas... sus pecas casi imperceptibles a la vista, repartidas uniformemente por todo su rostro, sus labios, siempre vivos, y podía seguir enumerando todo lo que le atraía y llamaba la atención de él; si no fuese porque ahora se estaba perdiendo un poco de lo que le estaba diciendo el muchacho.

-… Su hermano salió de Hogwarts el año pasado y se las envía por lechuza, en botellas de cerveza de mantequilla casera o de cualquier otra cosa -¿El hermano de quién? Entornó los ojos sin enterarse muy bien de nada; y mirando lo que intentaba hacer el chico. Se había metido en un hueco algo pequeño para su tamaño, intentando sacar algo que ella no se enteraba de qué se trataba. A medida que sacaba unas botellas algo añejadas o eso parecía, Afrodite desvió la mirada y escuchó atentamente lo que le decía el muchacho.

- ¿Pavor de ella? -Se acercó a donde se hallaba Hugo y recostó todo su peso en un pequeño barandal que tenían las escaleras; mientras miraba y sonreía de lado, entre divertida y curiosa por el hecho de que unos elfos pudieran sentir miedo de un Sangre Sucia.

Bien. Por un momento, sus prejuicios salieron a la luz. Se maldijo internamente, molesta consigo misma. Vale que toda su familia tenía prejuicios bastante marcados, y sus “amigos” no eran mucho mejores; pero el hecho de estar hablando con Hugo, y pensar aquello de su madre, no le agradaba en lo absoluto. Infló los mofletes, y cuando se dio cuenta, su cabeza cayó entre sus brazos. Se sentía mal, con una presión en el pecho. Le sentaba mal pensar de aquella manera sobre la familia del Gryffindor, y no sabía porque hasta que una pregunta vaciló en su cabeza: ¿Cambiarías tu forma de pensar… por él? Murmuró maldiciones hacia ella misma, evadiendo su pregunta interna, y alzó el rostro nuevamente para encontrarse con una bolsita de gominolas con formitas de animales. Sonrió y la tomó. Quizás si comía dulce se le pasaría su malestar interno, por ser tan estúpida.

Masticó lentamente un dragoncito amarillo que sabía algo extraño; y decidió sentarse al lado de Hugo, para no quedarse parada tontamente. Al fin de cuentas, no estaba mal acercarse un poco a él ¿o sí? Vale que seguía un poco sudada, pero ya no era tan grave. ¡Oh, sí! La eterna lucha interna que toda niña, chica, mujer, anciana tenía. Tal vez por el hecho de que la apariencia era muy importante. Al menos en este mundo, lo era. A Afrodite, sinceramente, no le importa mucho si un chico era guapo o poco agraciado, si estaban bien vestidos o tenían un trapo puesto. Le importa si eran divertidos, sagaces, inteligentes o dulces. Pero todo chico que hubiese conocido, a primera impresión, sabía que no se fijaría en ella, en aquel estado tan deplorable. Por suerte, tenía que admitir que Hugo no era de esos. O esa era la impresión que Afrodite tenía de él. Por lo mismo, no le importaba estar de aquella manera, cerca de él. Además, ahora estaba un poco más fresca que antes.

La sensación que le produjo instantáneamente, el estar tan cerca de Hugo, fue agradable. Un sentimiento de paz y tranquilidad; que -aunque no quisiera-, le producía seguridad y calma. Supuso que se debía porque -a pesar de cualquier diferencia entre ellos- confiaba en él. Sonrió y lo miró, y a medida que hablaba, Hugo le parecía más tierno.

- No te preocupes –Sonrió tranquilamente, y comió otra gomita-; te entiendo perfectamente -¿Qué? Ella también bebía de vez en cuando, y en ocasiones como las que había mencionado Hugo. Aunque, ella lo hacía sola en sus cumpleaños, pues no le gustaba en nada tener que pasar ese día con una bolita de hipócritas-. A todas estas… ¿Qué te trajo por aquí? Casi nadie practica al Quidditch últimamente –Se explicó, tontamente. Estúpida. Estúpida. Estúpida.
Nota mental: Ensayar cómo sacar temas interesantes de conversación, en cuanto estaba nerviosa. ¿Por qué de pronto le costaba tanto ser tan encantadora como siempre?


Off. Escribir esto desde el tlf, es realmente feo o.ó Siento si hay errores, o.. algo Razz
Afrodite P. Schiz
Afrodite P. Schiz
»Slytherin
»Slytherin

Mensajes : 755
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Hugo B. Weasley el Dom Ene 29, 2012 10:29 pm

Hugo no había percibido el extraño tono en el que ella había preguntado sobre el tema de su madre. Era observador para la mayoría de detalles, pero cuando se trataba de sutilezas, era otra historia. Y, debido a su propia sencillez y honestidad, no concebía la idea de que aquella pregunta tuviese algún tipo de doblez. Hugo disfrutaba de sacar el doble sentido a todo, pero en algo como aquello no lo habría esperado. Afrodite no le parecía como el resto, veía algo en ella que la hacía diferente. Ni siquiera él podía entender la profundidad de aquello de ver más allá de la apariencia. Simplemente no lo entendía porque él era tal y como se mostraba y pensaba que lo que él veía en la gente, era lo mismo que veía el resto. Sin embargo, optó por callarse. Despistado pero no ingenuo, Hugo imaginaba el tipo de ideas retrógradas que los padres le habían dado a Afrodite; no era tan estúpido como para creer que ella no tenía prejuicios puristas. Quizá, con un poco de suerte, sus creencias eran menos acérrimas. Pero seguían estando ahí y estarían siempre. Él la aceptaba, pero quedaba por ver si ella era capaz de aceptar tener un amigo mestizo.

Hugo era consciente de la influencia de la educación parental. Él mismo era un reflejo de lo que sus padres le habían enseñado y mostrado durante su infancia. Sabía que Dite estaría pensando mal de su madre, y la idea le molestaba un poco. Se había mordido la lengua, consciente del fallo que había sido mencionarla. Odiaba con toda su alma que se meterían con su madre, especialmente después de todo lo que habían tenido que soportar con Albus. La miró de reojo mientras se apoyaba en la baranda, sin más. Observando sus movimientos e intentando dejar de pensar en el tema. Porque, ahora que salía a colación en su mente, era cuando más se daba cuenta de que Dite y él eran de dos mundos totalmente diferentes y cuando más ansiaba que no fuese así.

Se olvidó del tema tan rápido como había aparecido. Contempló la inocente forma que tenía de comerse la golosina y, se preguntó, si ella sería consciente de que hasta haciendo aquello tan cotidiano era condenadamente sexy. Al menos para él, que se obligó a tragar saliva con fuerza y apartar la mirada. Recorrió el lugar con la vista, esperando que ella hablase o comentase algo sobre lo que acababa de decir sobre beber. Las gradas le traían buenos recuerdos, casi todos ellos con chicas. Era un buen sitio para enrollarse con alguien y, de hecho, recordaba haber dado su primer beso justo en donde estaba sentado. Volvió la vista a Dite, con una pequeña sonrisa vio como se colocaba junto a él. Las rodillas se rozaban y Hugo empujó la de ella con la suya juguetonamente, mientras bebía de nuevo del botellín.

Después, lo dejó sobre otro de los escalones, entre sus piernas. Tener a Afrodite tan cerca de él, le hacía sentir extraño. Como si todo el aire de alrededor estuviese electrificado, como si un pequeño roce de piel con piel le fuese a hacer estallar en cualquier momento. Se sentía relajado y, a la vez, expectante. Ansiando algo de contacto inocente. Hugo no podía ni sabia definir la sensación anhelante e incómoda, de sentir una snitch loca en el estomago sólo por tenerla tan cerca. La vio sonreírle, así que le devolvió la sonrisa a la vez que le respondía. —Todo el mundo bebe de vez en cuando. Sea muggle o mago, incluso hay casos de elfos que se han dado a la bebida —rió, quitándole importancia con un gesto de la mano. Se inclinó un poco y agarró de la bolsa otra golosina. Al hacerlo, procuró que su mano rozara la de ella de forma premeditadamente casual. Como ya sabía que pasaría, una corriente le recorrió el brazo desde la mano y no pudo evitar sonreír mientras la miraba de reojo.

Se llevó la pequeña hada rosa a la boca, comiéndosela de una sola vez. Sabía como aquellos chicles muggles de fresa. Encogió un hombro ante su pregunta. —Me aburre la Herbología así que dejé la redacción a mitad y vine aquí. El Quidditch me divierte y relaja —se refería, obviamente, a los exámenes finales de quinto. Estaban al caer y sentía mucha presión sobre él. Rose había conseguido muchísimos Extraordinarios en sus MHB y su madre siempre tenía todas esas expectativas tan altas. También sentía su propia inseguridad, por si no conseguía los suficientes para optar a los ÉXTASIS necesarios para ser Sanador. Y estaba atormentado con ello.

Habría sido más fácil buscar a Renata y pedirle a la rubia que le ayudase. Pero en verdad, necesitaba una tarde tranquila. Y ahora, sentado tan cerca de Afrodite, se agradecía mentalmente el haber ido hasta allí. —¿Y tú? —cuestionó entonces, devolviendo la pregunta. Lo cierto es que no sabía muy bien qué decir. Era como si no necesitase hablar. Se sentía bien aunque no hubiese un tema de conversación, sólo por el siempre hecho de que estaba con ella.

Se quedó en silencio, contemplándola a medias. Con la vista y la mente fijas en sus labios. Unos labios finos y alargados, que invitaban a ser besados y, por Merlín, él quería hacerlo. Aquel pensamiento le pilló por sorpresa. Primero lo del baño, luego el considerarla tan hermosa que le era imposible dejar de mirarla y ahora, aquello. ¿Qué diablos le pasaba? Que Afrodite siempre le había gustado no era un misterio, pero sentía aquello como algo más. Pesaba en el aire, se acomodaba entre ellos y casi lo sentía natural el sentirse así. Quiso inclinarse y rozar sus labios suavemente, probar a qué sabían. Comprobar si eran tan suaves como prometían a primera vista.

Quería tenerla más cerca, tanto que pudiese sentir su corazón. Darse cuenta de la magnitud del sentimiento, le hizo abrir los ojos y girar completamente la cara, dejando de mirarla y casi dándole la espalda. Aquello se sentía bien y, a la vez, una parte de sí mismo se negaba a aceptarlo. Estaba negando lo que pasaba dentro de él y era la primera vez que ocurría. Todo porque Dite le hacía sentir vulnerable y débil. Pequeñito a su lado; como si ella pudiese destrozarle con un par de palabras. Tenía miedo, simple y llanamente.

Turbado, se removió incomodo en el escalón. Se puso de pie de forma brusca cuando su mano rozó el muslo de ella sin querer. Al hacerlo, el botellín que anteriormente había dejado entre sus piernas, cayó derramándose sobre la escalera y haciéndole tropezar ridículamente. Sus buenos reflejos le ayudaron a que una de sus manos se sujetase de la barandilla con fuerza, evitando la caída completa y quedando semi agachado. Justo delante de su rostro. Cerca como nunca antes. Emitió un jadeo de protesta, mordiéndose el labio. Aquello era una tentación, una provocación del maldito destino y su buena suerte. Estaba tan cerca que podía respirar sobre sus labios. Inclinó la cabeza sin darse cuenta, colocándola en aquel ángulo perfecto para encajar sus rostros. Pero su cerebro volvió a activar la alarma y a detener lo que sus impulsos pretendían. Si la besaba, ella le odiaría. Se humedeció los labios, antes de apartarse definitivamente de Afrodite, con la mirada apagada. —Pe-perdón —pidió, por la casi caída sobre ella.

Después, apretó la mandíbula y se insultó de la forma más creativa y desagradable que su mente podía concebir, por imbécil.


Off. De nuevo, no tengo ganas de corregir las faltas/incoherencias que haya, lo siento. Me da una pereza increíble xD
Off2. Perdón también el retraso, tengo el cerebro seco últimamente, y como para colmo el rol es larguísimo... Vamos a ir acortándolo, o se hará interminable (?) xDDDD
avatar
Hugo B. Weasley
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 23/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Afrodite P. Schiz el Mar Feb 21, 2012 11:37 pm

Asintió, en total acuerdo a lo que decía sobre la bebida. Pero no comentó nada al respecto. Le estaba pareciendo que comenzaban a embobarse con un tema tan banal como lo era el licor en el organismo de un adolescente. Cuando, en realidad, estaba claro que a ninguno de los dos le interesaba en lo más mínimo, beber unas copas en alguna ocasión. Ella, solía embobarse con un mismo tema; cada vez que estaba nerviosa. Aunque con Hugo, aquello no era necesario. Se sentía bien al estar con él. Se sentía libre. Como si, su sola presencia, le hiciera olvidar quién era, de dónde era y hasta cuáles eran sus ideales flojos. Escuchó atentamente la razón por la que estaba allí. Básicamente, la suya era igual. Pociones a veces lograba molestarla bastante. Tomó otra gomita, y antes de responder, la masticó.

- Igual… Pociones me tiene hastiada, y volar un rato me libera del estrés de los exámenes –Sonrió imperceptiblemente; pero luego, la mirada del muchacho, le incomodó un poco. No le molestaba en lo absoluto que la mirara, pero ella no era capaz de mantenérsela, por temor a perderse en aquellos ojos verdes. Perderse. Algo normal, si tenía en cuenta que ella no era ciega, como para no darse cuenta de que él era, por mucho, el príncipe que cualquier chica quisiera. Hugo estaba despertando algo en ella desde hacía tiempo, y jamás se había atrevido a acercarse tanto a él, como aquel día.

Una voz en su cabeza, con el mismo tono de Heaven (?; le dijo un claro '
Acéptalo. Te gusta el chico'; que omitió olímpicamente. No le apetecía aceptarlo, porque no era cierto. Era guapo, pero no era de su tipo. A ella le gustaban más los morenos y pelirrojos, rubios, pelinegros... Así que él no entraba en su tipo de chico ideal. Por muy tierno, amable, caballero y todo lo que fuera. Cerró los ojos por un momento y fue como si le transportara a otro lugar. Su aroma seguía colándose por su nariz hasta llegar a sus pulmones. La mente de Afrodite divagaba sobre cosas sin sentido, iban al pasado y volvían al presente y... su respiración la hizo abrir de nuevo sus ojos.

En este momento ya no era consciente de casi nada ¿La razón? Hugo había rozado su piel; y se había levantando algo molesto con quién sabe quién; para luego resbalar un poco y quedar a escasos centímetros de su rostro.
Estando asi tan cerca, pensó que sería inevitable lo que pasaría, asi que, cerró sus ojos mientras trataba de contener su respiración, algo que no era para nada sencillo. Su respiración estaba realmente acelerada. No sabía muy bien por qué pero, quería que lo que sea que él estuviese planeando hacer, lo hiciera de una vez. Contó en su mente. Uno, dos, tres, cuatro segundos y nada pasaba; pero aun asi no se atrevía a abrir sus ojos. Sintió su respiración cada vez más cerca pero de repente, no lo hizo más.

Abrió sus ojos, dándose cuenta que ya estaba alejado. Como si temiera que ella pudiera contagiarle algo (?. Le miró confundida y captó el mensaje. Era obvio que no la besaría. Su rostro se sonrojó completamente. Se levantó rápidamente al escucharlo disculparse y caminó a zancadas hacia la lona que los ocultaba; mientras cruzaba sus brazos. No entendía por qué le molestaba si, a la larga, había sido algo claro. Es decir, él jamás la besaría; y qué decir de ella. Tampoco se moría por besarle ¿verdad? Simplemente había sido un desliz, un lapsus... algo que no se podía volver a repetir.

- No pasa nada… –Espetó con la voz impregnada de sequedad; y sin mirarle a los ojos- Después de todo, fue solo una caída ¿no? -Preguntó como si nada. Era orgullosa, no iba a dejar que notara que, el hecho de que se hubiera echado para atrás en el último momento, le afectaba, porque en realidad no lo hacía.
Sí, claro; dijo esa voz con tono, marca Heaven; en su cabeza. Bufó pero le ignoró. Lo que menos quería en estos momentos, era tener una discusión consigo misma (?)

Off. Lamento la tardanza D:
Off2. Eso, eso... Vayamos acortándolo xDDDDD
Afrodite P. Schiz
Afrodite P. Schiz
»Slytherin
»Slytherin

Mensajes : 755
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite} Empty Re: Sundays are boring, is law {Privado;Sexydite}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.