Bienvenido
Bienvenido a Magic is Might, un foro basado en la tercera generación de la saga de Harry Potter. Este año se realizará el torneo de los tres magos, participaran del mismo Hogwarts {Inglaterra}, Magedumanis {Grecia} y Myeongmab {Corea del Sur}. Los campeones aun no han sido elegidos, sumate a esta aventura y participa del torneo, agregando tu nombre en el cáliz o simplemente apoyando a tu campeón.







Últimos temas
» Información pj cannon Slytherin
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeMiér Nov 07, 2012 3:03 pm por Kim Maeh Ri

» Choosen 6 Afiliación Élite
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeMiér Sep 26, 2012 8:05 pm por Invitado

» oxford university || elite
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeJue Sep 06, 2012 11:37 am por Invitado

» Return to the Stage // Normal
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeMiér Ago 15, 2012 8:40 pm por Invitado

» digimon rol elite
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeJue Ago 02, 2012 7:58 am por Invitado

» DueRougue {Afiliación Élite}
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeMar Jul 31, 2012 1:35 am por Invitado

» Saint Seiya Warsong Gulch
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeJue Jul 19, 2012 5:54 am por Invitado

» Little Hangleton {Foro Necesita Ayuda Urgente}NormAl
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeLun Jul 16, 2012 6:59 pm por Invitado

» Full metal Alchemist: The Destiny [normal]
No puede ser {Dorian} Icon_minitimeMiér Jul 11, 2012 11:24 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 30 durante el Vie Ene 27, 2012 6:31 pm
Nuestro Staff




Censo de Estudiantes


Hogwarts
20


Magedumanis
15


Myeongmab
8




Compañeros



AFILIADOS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
















AFILIADOS NORMALES




Copyright
El contenido del foro incluyendo el skin, el contenido intelectual pertenece, las imágenes del diseño son propiedad de los administradores del foro
Cualquier acción que pueda ser considerada plagio será denunciada. No copies, usa tu imaginación.






No puede ser {Dorian}

Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty No puede ser {Dorian}

Mensaje por Yulia K. Weckström el Dom Ene 08, 2012 11:00 pm

"Querida Yulia...." Querida, menuda ironía. ¿Cómo podían hacerme esto? ¿Cómo se atrevían después de saber que detestaba que me dijeran qué tenía que hacer? Seguro que había sido idea de mamá, lo tenía clarísimo. Al principio solo me habían dado ganas de llorar, no por rabia, si no por impotencia. Me sentía mal, siempre he pensado que jamás seremos completamente libres y si a mis padres se les ocurría la brillantísima idea de comprometerme con alguien que ni siquiera conocía, solo hacían que empeorar las cosas.
"Ha sido una decisión difícil, pero al final nos hemos decantado por hacerlo. Cuando nos lo propusieron estuvimos unos días pensándolo y al final tu padre y yo hemos considerado que esto es lo mejor para ti..." ¿Tu padre y yo? Querrías decir yo. Porque siempre eres tú, maldita bruja insoportable... "...ya que estás un poco perdida. A partir de este momento estás prometida con Dorian Cyril Kirgyakos. Es un buen chico y además viene de una buena familia, estudió en Durmstrag algunos años, seguro que ya lo has visto por el colegio y te ha llamado la atención." ¿Y tú cómo sabes quien me llama y quien me deja de llamar la atención, gilipollas? Pensé y resoplé con rabia, apretando el papel entre mis manos y sintiendo como cada vez me ponía más nerviosa. Esto no podía estar pasándome a mi, no a Yulia Weckström, la chica de Gryffindor rebelde y indomable. "Te pedimos que te reúnas con él en cuanto leas esto, pertenece a la casa de Ravenclaw, lo que denota que es un chico inteligente. Estamos seguros de que os llevaréis muy bien y que con el tiempo os acabaréis encariñando. Te quieren, tus padres." La firma de ambos se dibujaba al final del pergamino, con trazos que yo interpreté como violentos y cortantes. Los odiaba, odiaba mi familia, odiaba a Dorian, odiaba aquel maldito acuerdo al que habían llegado las dos familias. ¿En qué época vivimos para que aún haya matrimonios de conveniencia? Por Merlín, estaba a punto de perder el control por completo, de ponerme a destrozar todo lo que tenía por delante. Pero en lugar de eso, se me ocurrió algo mejor. ¿No querían que me presentara al tal Dorian? Bien, pues se iba a enterar de quien era Yulia Weckström.

Con el papel en mano, apretándolo fuerte y temblando de cuerpo entero, salí de la Sala Común para dirigirme al Gran Comedor, o a algún sitio concurrido, dispuesta a buscar a mi futuro amorcito. Bajé las escaleras casi a trompicones, mi torpeza no ayudaba y la gente que me iba cruzando por el camino tampoco. Si me había encontrado con algún amigo no me había dado cuenta, pues estaba completamente cegada por la ira y la rabia. En ese momento no me importaba nada ni nadie más que yo, el castillo podía venirse abajo, el calamar gigante podía comerse a un alumno, el mundo podía acabarse. Me daba igual.
Estaba muy perdida, no le conocía y tampoco era plan de ponerme a gritar su nombre en medio de los pasillos. Decidí preguntarle a una chica de Ravenclaw que parecía bastante maja. Ésta me señaló a un chico alto, bastante guapo -para qué vamos a mentir- y con un aire algo superficial que estaba apoyado en una de las paredes al lado de la escalera que conducía a las Mazmorras.
Me acerqué con paso decidido y con la misma cara de mala leche y rencor. Cuando estaba a escasos metros de él me di cuenta de que ya le conocía. Sí, era el chico al que había retado en la fiesta del otro día, el que se había bebido la botella de Whisky. Merlín. No podía creerlo. Él mismo había sido el que retó a Hugo a que me quitara la camiseta y el culpable de que yo andara medio desnuda por la Sala de los Menesteres. Pero daba igual, eso no importaba en aquel momento.

¡TÚ!—Grité, sin medir el tono de mi voz y mirándole fijamente.—¿Me explicas de qué va esto?—Le di el pergamino, sin apartar mis ojos de los suyos.—Porque si es una broma, tenéis muy mal gusto ¿Sabes?—Levanté una ceja, incrédula y cuando él cogió lo que me habían mandado mis padres me crucé de brazos, cual niña pequeña enfurruñada.—¡Vamos, no tengo toda la mañana!
avatar
Yulia K. Weckström
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Dorian C. Kirgyakos el Lun Ene 09, 2012 1:44 am

Reí ladeando una sonrisa y negué con la cabeza - No, no lo creo - Contesté a la chica que tenía delante, una Slytherin que de poco conocía pero que, sin saber exactamente cómo y por qué, había terminado acaparando mi atención para hablar de sus problemas con pociones. Sus benditos problemas de pociones. Lo cierto era que, de ella, lo último que me interesaba era saber lo negra que se le ponía la poción multijugos cuando debía ser de color verdosa, que supiera a mierda cuando en realidad debería saber a meado de duende. Eso era evidente, a pesar de que si realmente quisiera, podría encontrar solución a sus trastadas. Me encogí de hombros y apoyé mi espalda en la pared de aquel pasillo, siguiendo aquella conversación amena y realmente sosa con la única intención de agradarle lo estrictamente necesario. O quizás un poco más. Me encontraba por los alrededores de la cocina, justo en el lugar que se daba la esquina para subir al segundo piso y bajar a la planta baja. Territorio de nadie, como dirían por ahí. Por ello estaba el lugar un tanto concurrido. Se veían alumnos charlando por aquí y por allá, subiendo y muchos otros bajando. Algo a lo que no prestaba especial atención no solo porque tenía en quien fijarme, sino porque a esas horas era normal.

- Estas de coña.. vamos - Dije, alzando las cejas para darle a entender que no le creía. O que sencillamente me parecía impresionante. Mas en ese mismo instante un grito se escuchó por encima del murmuro y por encima de nuestra conversación, haciéndome alzar la vista con curiosidad para ver de donde había provenido y a quién le tocaba comerse una bronca. Fue entonces cuando la vi, a la morena de Gryffindor y de la camiseta mojada además de, sabido de hacía un par de horas, mi prometida. Le hubiera regalado una sonrisa, sin dudarlo, si no fuera porque por su expresión y su llamado pareciera estaba cabreada. O lo siguiente. Y era mas que evidente que yo parecía ser el epicentro de su molestia, molestia que para adivinar cuál era no había que ser demasiado listo. Miré a mi alrededor, por los que se habían quedado mirando por mera curiosidad, como me había pasado a mí, pero que además habían seguido observando solo por saber qué es lo que pasaba. Fruncí ligeramente el ceño por ello, puesto que para ese tipo de cosas no me gustaba llamar la atención de nadie. Era una manera basta de ponerme en evidencia. Sin embargo, volví a posar mis pupilas sobre la morena, volteándome hacia ella, tras pedirle un segundo a la otra chica, y alzando una ceja como interrogante de qué es lo que pasaba.

Bajé mi mirada al pergamino que me ofrecía y sin dejar pasar los segundos, los cogí para echarle un vistazo. Sin haber abierto aún la boca para dirigirme a ella. No disimulé una ladeada sonrisa cuando leí que ''era un buen chico'' y que seguramente ''habría llamado la atención'' de Yulia. Tras terminar de leer la carta estuve varios segundos con la mirada sobre el papel, como si estuviera alargando un poquito más ese momento de disfrute en el que la leona se mostraba casi histérica - No es una broma - Le dije, levantando mi mirada y entregándole el papel - Esto quiere decir que tus padres saben elegir bien, muuuuy bien - Le dije dejando escapar un pequeño brote de egocentrismo mientras me señalaba a mí, el objeto de gusto de los padres de la chica. Yo, lo cierto, es que no había recibido aquella noticia del matrimonio con los brazos abiertos, pues a pesar de que me la esperaba aún no podía hacerme la idea. Mi padre, desde pequeño, me lo había dicho. En cambio no lo demostraba, era una tontería hacerlo. ¿Estaba de acuerdo? ¿Estaba en contra? Si no era morena que estaba frente a mí, sería otra chica. Y tras saber quien era solo podía decir que, mejor esta que está buena y a simple vista me gustaba, que otra que fuera todo lo contrario - Y supongo que la explicación sobra - Le dije, alzando las cejas por dejar en evidente de que ella ya lo sabía, que no tenía que repetir lo que los padres ya le habían dicho por carta - Me tendrás en las cenas de navidad de la familia - Me permití reír por la gracia.
Dorian C. Kirgyakos
Dorian C. Kirgyakos
»Ravenclaw
 »Ravenclaw

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Yulia K. Weckström el Lun Ene 09, 2012 7:42 pm

Pues bien, no sabes cómo me alegro de tener que verte en las fiestas familiares.—Una sonrisa irónica se dibujó en mi cara. Me sorprendía a mi misma al usar el sarcasmo en una situación como aquella, que, ni de lejos, era graciosa o satírica.—¿Y cuando nos casamos, mi amor?—Pregunté en un tono de voz más alto de lo normal, a posta, para alejar a aquella chica de Slytherin con la que estaba hablando. Ésta se retiró de inmediato al conocer la noticia, no sin antes dedicarme una fugaz mirada de desprecio. Segundos después mis ojos se posaron nuevamente en aquel chico, que hasta aquel momento se me había antojado desconocido y superficial y ahora incluso podía resultarme divertido y algo parecido a mi.—Está claro que pienso hacer lo que me de la gana ¿No? Y tú también, no me cabe la menor duda...—Solté haciendo referencia a otras aventuras que pudiéramos tener.—Y está claro también de que este 'matrimonio' es una farsa, y que como todas las farsas, acabará fracasando... ¿Verdad?—Pronuncié la palabra matrimonio con cierto repelús, a la vez que hacía un expresivo gesto con las manos, simbolizando las comillas.

Podía fugarme. Sí, sería una buena idea, huir a algún lugar donde no e conociera nadie. Me teñiría el pelo, me cambiaría el nombre, me pondría gafas... Cualquier cosa para escapar de aquel destino al que ni de lejos me apetecía llegar. También podía considerar la idea de fingir mi muerte y esconderme hasta que la gente se olvidara de mi. "Alumna de Hogwarts desaparece en extrañas circunstancias. Se sospecha que podría estar muerta, pero su cadáver aún no ha aparecido." rezarían los titulares de El Profeta...
Los murmullos de los alumnos que nos rodeaban, los cuales seguramente ya se habrían enterado de la gran noticia, hicieron que saliera de mi ensimismamiento y dejara a un lado mis planes absurdos y desesperados para darme a la fuga. Varias chicas de Gryffindor me miraron y se rieron a la vez que murmuraban algo entre ellas. Aquello me hizo pensar en algo; tenía que explicárselo a mis amigos antes de que se enteraran por otras personas y conocieran una versión equivocada de los hechos.

Me imaginé cómo sería mi vida a partir de ese momento. ¿Me dejaría condicionar e influenciar por aquella pequeña circunstancia tan desagradable? ¿O de lo contrario seguiría como antes: haciendo lo que me da la gana? Luego me vino a la cabeza la idea de querer estudiar después de Hogwarts. Confiaba en que pudiera hacerlo y no tuviera que quedarme en casa, cual esposa oprimida y amargada.—¿También vais a decidir qué tengo que estudiar? O no... ¡Espera! Eso es para las mujeres independientes ¿Verdad? Sí, esas que escogen a su marido y se casan por amor, y no por conveniencia.—Pronuncié aquella palabra con desdén y con una mueca de asco cruzando mi rostro. ¿Cómo podían haberme hecho aquello? Yo siempre había querido trabajar en un periódico, como Papá. Quería escribir, viajar y vivir nuevas experiencias... Y con aquel estúpido a mi lado las cosas se iban a complicar un poquito.—Esto es absurdo...—Las manos me temblaban de la rabia, de la impotencia. Me sentía como un pájaro al que le cortan las alas lentamente, para que duela más. Como si algo estuviera oprimiéndome el corazón, el pecho, impidiéndome respirar con normalidad. No podía ser un ataque de histeria, y tampoco de ansiedad. No podía permitirme el lujo de perder el control en una situación como aquella, quién sabe si las consecuencias serían peores. Conociendo a mi madre y a su obsesión con las enfermedades mentales podía acabar internada en San Mungo de por vida.
avatar
Yulia K. Weckström
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Dorian C. Kirgyakos el Lun Ene 09, 2012 8:37 pm

Mi ladeada sonrisa se esfumó de mis labios por el cambio que repentinamente dio la chica, de cabreada a irónica de tal manera que mis palabras no le hicieran efecto, sino que al contrario, las contraatacara. Pero aún me puse más serio cuando a alta voz preguntó la fecha en la que nos casaríamos. Solo con la intención de joderme. Y el resultado lo miré de reojo, observando como la Slytherin con la que había estado charlando hasta el momento se iba de mi lado sin si quiera dirigirme la palabra. Genial, sencillamente genial. Cuando había recibido la noticia del matrimonio se lo había ido a decir a mi hermano solo con una cosa en mente, mi incertidumbre y casi temor de que eso pudiera cambiar mucho mi forma de ser hasta el momento. Sabía que por tener la etiqueta encima de prometido, tendría que guardar cierto respeto para no manchar la imagen de la leona. Cierto respeto. Pero no que no dejara de estar con quien quisiera, cuando quisiera y como quisiera, sobre todo dejarlo hacer por la culpa de mi querida prometida. Y eso me molestó, no pude evitarlo. Sin embargo, no lo demostré más allá de mi falta de sonrisa, manteniéndome callado para escuchar todo lo que la morena tenía que decir al respecto. Dejando que se desahogara como quisiera e intentando ignorar a la gente que había a mi alrededor. No queriendo contestarle, justamente, por ellos. No me gustaban los numeritos y eso era algo que le iba a hacer saber desde ese preciso instante.

Me metí una de las manos en el bolsillo del pantalón, escuchándola. Tras dar su opinión sobre las ''farsas'' se quedó un buen rato en silencio, un rato que iba a aprovechar para abrir mi boca y decir algo, para intervenir. Pero no lo hice, lo hizo ella. Y ahora si fruncí el ceño con violencia por sus palabras, por su insistencia a recriminarme cosas que no tenía que recriminarme, sobre todo en público, y sin esperar a que terminara de hablar la cogí de la muñeca con firmeza - la estrictamente necesaria para que no se zafara, sin hacer daño - y tiré de ella hacia uno de los pasillos. Lo malo de la primera planta, dada la situación, es que no habían muchas aulas en las que poder encerrarse. Es más, la primera entrada que se nos presentó fue la que daba hacia las cocinas y, sin siquiera detenerme a pensarlo, sobé a la manzana con apremio para que el retrato se abriera. Al entrar los elfos que estaban desperdigados por el lugar dejaron de hacer sus quehaceres para mirarnos, quizás sorprendidos de nuestra inesperada e ilegal presencia. Fue entonces cuando solté la muñeca de Yulia - ¡Largaros! - Les ordené, sin dejar lugar a réplicas. Eran elfos a la disposición de los alumnos, sabía que no podían decir que no por lo que, sin preocuparme en mirar como se iban, me di la vuelta para encarar a la chica. Di varios pasos hacia ella de tal manera que la obligué a retroceder sus pasos hasta que su espalda dio con el retrato de la entrada y, de igual manera, lo cerró. Apoyé mi mano en el mismo, a un costado del rostro de la chica.

- Hablemos - Le dije, en un tono mucho menos autoritario que el que había utilizado para dirigirme a los elfos, mirándole a los ojos. Es lo que ella quería.. ¿no? Hablar - No te he elegido, no me repliques como si me hubieran puesto una lista delante y yo te hubiera señalado. No es culpa mía, en absoluto - Le aclaré, por si las moscas no hubiera estado claro desde el principio. Como si ella no supiera que en un matrimonio de conveniencia ninguno de los dos elegía. Mis pupilas se desviaron de las suyas cuando, un gesto, llamó mi atención. Las manos de la chica parecían estar temblorosas y, como no sabía el motivo de ello, si es que era normal o no, me molesté. Pero conmigo mismo, por no haber tenido ese detalle en cuenta. Por ello me erguí poniendo más distancia entre nosotros, dejando atrás la intención de intimidarla solo porque me hubiera molestado su actitud. No solía dejar llevarme por esas cosas y, hoy, no iba a ser la excepción, o al menos eso me dije. Retrocedí mis pasos - Puedes hacer lo que te de la gana - Le dije mientras me acercaba a una de las tantas mesas que habían desperdigadas en el lugar y me apoyé sobre ella. Haciendo que, prácticamente, uno estuviera en cada extremo de la sala - A lo que a mí respecta, con casarnos y mantener en apariencia eso, hemos cumplido. Tu estudios, lo que hagas cuando no estás delante mío o lo que quiera que se te ocurra por la cabeza, me importa una mierda. Al fin y al cabo no es conmigo con quien tienes que justificarte - Dije, volviendo a mirarla con fijeza.

- Lo siento si te ha caído mal.. pero si quieres echarle la culpa a alguien, que sea a tus padres - Terminé de decirle, dubitativo a la posible reacción de la morena. Porque no se lo estaba diciendo de malas maneras, pero tampoco se lo estaba diciendo con amabilidad o cordialidad alguna. En cambio, me mantenía un poco expectante, porque a mis ojos estaba.. ¿mal?.


Dorian C. Kirgyakos
Dorian C. Kirgyakos
»Ravenclaw
 »Ravenclaw

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Yulia K. Weckström el Mar Ene 10, 2012 8:39 pm

El chico me cogió de la muñeca con fuerza y me arrastró hasta las cocinas, suponía que para tener más intimidad. Desde luego preferí esa opción antes que quedarme de todos aquellos estúpidos alumnos chismosos. Lo que no me gustó tanto fue la forma en la que trató a los pobres elfos domésticos, que huyeron despavoridos ante su violenta orden. En ese momento tuve ganas de darle una patada en la entrepierna y preguntarle si a él le gustaría que lo trataran así, a gritos y de aquel modo tan irrespetuoso. Sin embargo no me salía nada de la boca, había algo en la garganta que me impedía hablar, como una mano que me agarraba las cuerdas vocales y no me dejaba emitir ningún sonido. Se acercó a mi, demasiado para mi gusto y, sin apartar la mirada de mi rostro me soltó un pequeño discurso sobre que él no había escogido nada y que si tenía que echarle la culpa a alguien, que fuera a mis padres. Claro que culpaba de todo aquello a mis padres, pero le detestaba por el simple hecho de ser él con quien me tuviera que casar. A pesar de todo, tenía razón, quizá había sido un poco injusta con él al ir a verle de aquella forma. Pero no había podido evitarlo, el auto control no es uno de mis puntos fuertes y tampoco iba a empezar a serlo a partir de aquel momento.

Estaba temblando, y aunque intentaba que eso no ocurriera, no era capaz de tranquilizarme. No sabía si era por la proximidad del chico, por el hecho de que acababa de enterarme de que estaba prometida con él o de la impotencia de no poder hacer nada o decirle a mi madre lo mucho que detestaba que eligiera por mi.—Tienes razón.—Pronuncié aquellas palabras intentando que mi voz no temblara, que no me fallara en algún momento.—Lo siento, quizá es cierto que me he pasado...—Traté de sonreír, o al menos parece amable. Bajé la cabeza, dejando de mirar a Dorian y noté como poco a poco mis ojos se iban humedeciendo. 'No.' Pensé. 'Aquí y ahora no, por favor. No con él delante.'—Al menos me ha tocado un chico guapo.—Traté de desviar la atención, haciendo que su ego se inflara aunque solo fuera un poquito. Me encogí de hombros y sonreí de lado, a la vez que sentí cómo una lágrima se deslizaba lentamente por mi mejilla derecha. Genial. Odiaba llorar delante de alguien, y más si era alguien que apenas conocía.—¿Comemos algo?—Pregunté en un intento desesperado de que pensara en otra cosa y que no se fijara en aquella estúpida gotita que ahora pasaba cerca de la comisura de mis labios. Mierda.—Estamos en la cocina por algo ¿No?—Cuando creí que ya no podría sospechar que estaba llorando levanté la cabeza y sonreí.

Me separé de él y me dirigí a una estantería enorme, donde había diferentes alimentos, entre ellos chocolate para fundir. Bien, ya sabía qué era lo que quería. Alargué mi mano izquierda para cogerlo, luego miré al chico y señalé al recipiente que contenía el chocolate con la cabeza.—¿Te apetece? Porque a mi sí. Y ya que me han dado esa mala noticia esta mañana -sin ánimo de ofender, ya me entiendes- quiero darme una pequeña alegría... ¿Te apuntas?—En aquel momento no me importaba que dijera que no y se fuera. Si lo hacía me quedaría yo sola comiendo. Además, seguro que yo sabría tratar mejor a los elfos domésticos que él.—Y ya de paso aprovecharé para subirme algunos dulces a la habitación... Podré compartirlos con alguien luego...—Pensé en voz alta rebuscando en los diferentes armarios que iba encontrándome.
avatar
Yulia K. Weckström
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Dorian C. Kirgyakos el Miér Ene 11, 2012 12:52 pm

No esperaba que diera el brazo a torcer con tanta facilidad, pues por las formas con las que me había echado en cara todo aquello y lo poco que recordaba del día de la fiesta, se veía más como una chica cabezota a la que le costaba admitir algo que lo que acababa de pasar. Mi sorpresa se vio reflejada al alzar una ceja con cierto derroche de escepticismo, como si esperara que fuera una especie de prórroga engañosa para que volviera al ataque. Pero así no fue, siendo algo tan sorpresivo como grato. Lo cierto es que si podía llevarme bien con la que sería mi esposa, sería sencillamente encantado. Sin embargo, mi forma de mirarla dubitativo no varió a pesar de ello, pues el ver como agachaba la cabeza me hizo fruncir ligeramente el ceño, expectante y esperando que lo que fuera que le pasara, no fuera sentirse mal. Ladeé ligeramente la comisura de mis labios por su comentario de que al menos le había tocado un prometido guapo, un comentario que seguramente en otro contexto o situación hubiera recibido con mucho orgullo y con el pecho para fuera. Pero no en esa. Me mantuve en silencio, observándola. Quizás haciendo que se sintiera incómoda, pero no podía evitar el no analizarla. Volvió a sorprenderme cuando cambió de tema radicalmente, ofreciéndome comer. En esta ocasión si permití reírme, aunque solo quedara en un mero murmuro, pero entendí que quería dejar a un lado el tema o no hacer de un granito, una montaña de arena. Y yo estaba más que encantado de que así fuera.

- A la orden, cariñín - Le dije, con un rintintín divertido al matizar esa última palabra. Asentí cuando me señaló el chocolate, quizás refunfuñando porque ahora no estuvieran los elfos. Si, lo cierto es que prefería que no estuvieran. Pero la cocina se me daba de pena así que.. podía compartir la compañía de Yulia - Pero tendrás que guiarme.. ¿Cómo se supone que se hace? - Le pregunté mientras me quitaba la túnica y la dejaba caer sobre la mesa en la que segundos antes estaba apoyado. Mientras me dirigía a la estantería para coger la tableta de chocolate para fundir, me fui remangando las mangas de mi camiseta. Tras haberla desabotonado por la muñeca, claro. Con el chocolate en la mano volví mi mirada hasta ella, a la espera de instrucciones. No era por nada en especial, pero me gustaba hacer esas cosas y lo cierto es que un chocolate caliente en pleno invierno era lo mejor que había. Al igual que el zumo de calabaza lo era para el verano. Fue entonces, cuando viré hacia ella, que le vi un pequeño rastro en la mejilla que acaparó por completo mi atención, haciendo que mi sonrisa flaqueara - Ey.. - Le llamé en un murmuro mientras me acercaba hacia ella. Llevé mi mano hasta su rostro y, posando mi pulgar en la comisura de sus labios, ascendí hasta por encima de su mejilla sobre esa pequeña lágrima traicionera.

- Prometo ser un buen marido - Le aseguré, alzando las cejas - No dejaré los calzoncillos tirados en la sala, y la cocina será solo para cocinar - Asentí, intentando que con una broma viera que yo, el tema del matrimonio, no me lo iba a tomar de una manera tormentosa, ni que pensaba hacerle la vida tormentosa a ella. Que si podría, disfrutaría de él - Por cierto, tengo una camisa que, si no mal equivoco, te pertenece - Le dije mientras me separaba de ella para dirigirme a la parte de la cocina donde estaban los calderos y cocinillas, ladeando una traviesa sonrisa - Puedes venir a buscarla a mi cuarto cuando quieras - Le sugerí.
Dorian C. Kirgyakos
Dorian C. Kirgyakos
»Ravenclaw
 »Ravenclaw

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Yulia K. Weckström el Miér Ene 11, 2012 11:01 pm

Quizás no estaría tan mal, después de todo, a lo mejor acabábamos por caernos bien, llevarnos como una pareja más o menos normal e incluso podríamos enamorarnos si las cosas iban bien. Sería como si nuestros padres solo nos hubieran presentado y no hubieran llegado al acuerdo de compromiso. De todos modos no lo sé, nunca he estado enamorada, como no tengo ni idea de qué es lo que se siente no puedo compararlo con nada.
Mi corazón empezó a latir más deprisa cuando Dorian se acercó a mi de repente y me acarició la cara con el pulgar. Mierda. Se había dado cuenta. Como para no hacerlo... ¿Podía ser más tonta, más débil? Fruncí los labios, haciendo una mueca seria y recta, luego miré fijamente al chico.—No es por ti. Es que...—¿Cómo decirlo? No sabía como expresarme, me costaba la vida decir cosas como aquellas.—...Yo siempre he sido muy libre. Siempre he hecho lo que me daba la gana. Y ahora... De golpe siento que me están impidiendo hacer lo que todo ser humano debería de poder hacer: enamorarse y casarse con alguien libremente.—Por Merlín, qué cursi me había quedado todo aquello, ahora me sentía aún más estúpida que antes. Me dirigí a la encimera donde había los fogones y me dispuse a calentar el chocolate, de modo que pudiéramos beberlo tranquilamente.—Ayúdame, pásame esa cacerola, anda.—Le pedí con una sonrisa en la cara.

Me puse a reír escandalosamente cuando dijo lo de la cocina y los calzoncillos. No me imaginaba que el lado malo del matrimonio concertado de aquella manera, de lo que tenía miedo era de que fuera demasiado falso y demasiado frío. Pero me daba la sensación de que con Dorian no sería así, o al menos quería que me diera esa sensación, por mi propio bien. Tragué saliva y busqué un poco de azúcar y algo de nata líquida, así era como le gustaba hacerla a mi padre. Recordaba las tardes frías de Finlandia, preparando chocolate caliente. Ahora ya no era así, y sabía que a partir de aquel momento las cosas irían mucho peor, incluso con mi padre, al que se supone que no le guardaba ningún rencor por nada.
Levanté una ceja en un gesto pícaro y miré al Ravenclaw, que parecía estar volviéndose loco buscando una cacerola en la que poder calentar el chocolate.—Bueno... Lo de la cocina se podría hablar. Se pueden hacer otras cosas en ella, a parte de cocinar.—Le guiñé un ojo y luego me reí, sorprendida de mi misma por haber dicho algo así a un desconocido. Bueno, después de todo tenía que ir acostumbrándome a su presencia ¿No? Además, prefería llevar aquel tema con una sonrisa en la cara y no con lágrimas en los ojos.

En cuanto mencionó lo de la camisa mi cara cambió por completo, en broma, claro está. Le miré muy seriamente.—Muy gracioso.—Dije en tono serio y cortante. Luego metí un dedo en el chocolate fundido con cuidado de no quemarme y me giré rápidamente para mancharle toda la camisa.—¡Quizá ahora el que se queda sin ella eres tú! ¡Guerra de chocolate!—Grité como una niña pequeña y volví a meter el dedo dentro del cazo lleno de chocolate, alejándome de él por si acaso.—¡Vamos! Si tan valiente eres para hacer que me quiten la camisa mojada... ¡También lo serás para mancharme de chocolate, ¿no?! Al menos no estará frío y va a saber mejor...
avatar
Yulia K. Weckström
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Dorian C. Kirgyakos el Vie Ene 13, 2012 5:33 pm

No dije palabra alguna referente a las suyas. No estaba acostumbrado a tratar los sentimientos de los demás y, lo cierto, es que veía mejor el no meterme donde no me llamaban. Se me daban mal las palabras de consuelo inerte, pues según yo estas no surgían efecto alguno si no iban acompañadas de una base. Algo que, de verdad, fuera sincero por el mero hecho de ser seguro. Y nada de nuestro futuro era seguro, ni siquiera la fecha del mismo. ¿Iba a ir todo bien? ¿Quién sabía? Habían muchos factores que harían que pudiéramos llevarnos bien, y estaba seguro que habrían otros cuantos que nos dieran razones para llevarnos mal. Fue al pensar eso que miré a la morena de reojo, preguntándome cuáles serían sus ideales, si era de ese grupo de personas que velaban por el mundo mágico actual o o de ese otro grupo, al que yo pertenecía, quería que hubiera un cambio. Si fuéramos diferentes en ese sentido, estaba seguro que tendríamos muchos problemas. Mas no tenía pensado preguntárselo, al menos no ahora, era algo que intentaría descubrir por mis propios medios y, si no llegaba a ninguna conclusión, sacaría el tema. Ladeé una sonrisa traviesa, saliendo de mis pensamientos, cuando escuché la más que atractiva proposición del tema de la cocina, haciendo que me girara hacia ella con un caldero viejo en la mano. No sabía que narices había estado haciendo con los calderos, pero de lo que si estaba seguro es que había cogido el primero que había visto de verdad.

Entreabrí los labios para matizar que no era gracioso, sino que su blusa ahora formaba parte de mi propiedad. Sin embargo, anonadado perdido me quedé cuando Yulia declaró una guerra de chocolate. De repente. Sin darme ni tiempo a reaccionar. Bajé mi mirada hasta ver una mancha en mi camisa blanca y, fue ahí, cuando enarqué una ceja con la que, de manera silenciosa, aceptaba su juego con cierta diversión pero sin demostrarlo - Así que con esas tenemos.. - Murmuré mientras dejaba la cacerola a un lado y la miraba huir de mí, a lo que negué con la cabeza - ¡Será un placer! .. Aunque.. me temo que no puedes huir de mí.. principalmente porque no hay sitio - Comenté divertido. La cocina no era, precisamente, eterna. Cogí la cacerola de chocolate, teniendo cuidado de no quemarme, y salí corriendo tras la leona. Teniendo que esquivar esas mesas desperdigadas por el lugar y algún que otro mueble. Cuando estuve cerca de ella la rodeé por la cintura con el brazo que tenía libre, pegándola a mí mientras reía divertido - A ver a ver.. - Murmuré con cierto deje de gracia y, un poco chulesco, al entender que la había atrapado y la tenía en mi merced. Una idea que se dibujaba en mi cabeza como la que más, atractiva.

Miré a un lado y, al ver un mueble, dejé sobre él la cacerola para poder manejar bien a la morena, acorralándola contra uno de los tantos muros de aquella sala - Tengo que conocer a mi prometida - Murmuré mientras metía el dedo en el chocolate y, con una lentitud que rayaba lo innecesario, la acerqué a su camisa para mancharla levemente mientras seguía el pequeño recorrido de mi índice con la mirada. Había una pregunta que, de verdad, me mataba de curiosidad. Los comentarios sobre el matrimonio, lo de no poder ser libre y lo de en principio de que podía estar con cualquiera, me habían hecho que pensar - ¿Novio? - Le pregunté subiendo mi mirada hasta la de ella. Volví a meter el dedo en la cacerola para llevarlo hasta mi boca, asintiendo tras probarlo - No está mal - Le dije, volviéndolo ha hacer - ¿Quieres? - Le pregunté. Pero aún sin dejarle salir, a la espera de jugar un buen rato más.

Dorian C. Kirgyakos
Dorian C. Kirgyakos
»Ravenclaw
 »Ravenclaw

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Yulia K. Weckström el Sáb Ene 14, 2012 4:54 pm

Si la cocina ya no era muy grande de por sí, cuando se trataba de huir y de buscar espacio para correr se volvía aún más pequeña. Traté de refugiarme detrás de una mesa ancha y grande, sin ningún éxito ya que Dorian me acabó pillando. Me cogió con el brazo que tenía libre y luego me acorraló contra la pared. Cualquiera que hubiera visto aquella imagen habría pensando que se trataba de una especie de coqueteo intencionado. Pero mi intención no era esa, lo único que pretendía era intentar llevarme bien, aunque por ello tuviera que hacer un poco el imbécil. Era extraño que me hubiera hecho a la idea tan rápido, me sorprendía a mi misma pero también sospechaba que las cosas no acababan ahí y que las próximas semanas, incluso me atrevería decir que los próximos meses, no iban a ser fáciles. Para el colmo, quedaba cada vez menos para volver a casa y para verme las caras con papá y mamá. Aquel verano sería el que más tiempo pasaría en casa de Hugo, si me dejaban, claro.

El chico se atrevió a mancharme la camisa de chocolate. Sonreí divertida a pesar de que no tendría que hacerlo: era la tercera camisa que manchaba o perdía aquella semana. A una se le había caído el zumo de calabaza, la otra había pasado a la historia, ya que era la que había llegado en la fiesta y ahora esa. Si decían que era un desastre era por algo, y estaba más que claro que no era precisamente la chica más cuidadosa y atenta del colegio.
Acepté su oferta y me llevé su dedo a la boca, tratando que no pareciera nada erótico y que fuera un gesto que, lejos de resultar provocativo, fuera de confianza.—¡Está bueno!—Exclamé al acabar. Enseguida me di cuenta de lo mal que había sonado aquello y traté de arreglarlo.—Tu dedo no, el chocolate eh.—Le guiñé un ojo y negué con la cabeza cerrando los ojos, respondiendo así a su pregunta de si tenía novio.—No no no... Los novios solo me traerían problemas.—Volví a meter el dedo en el chocolate y me lo llevé a la boca, lo saboreé mientras pensaba en qué más decirle.—Yo soy más de rollos. Pero claro...—Me encogí de hombros.—Siempre he penado que algún día llegaría esa persona a la que merece la pena querer y todos esos rollos.—Era consciente de que lo que estaba diciendo era más propio de una persona ilusa que de mi, pero aún así no encontré otra forma de expresarlo.—No me gustan las cosas cursis eh, no te asustes.—Reí por lo bajo y volví a bajar los ojos, notando como volvía a ponerme un algo triste.—Pero detesto que me digan lo que tengo que hacer.

Miré a Dorian detenidamente. Era extraño que un chico como él no tuviera novia, aunque de todos modos tampoco sabía si más de la mitad de las chicas de séptimo estaban detrás suyo. Sería divertido ser la prometida de uno de esos tíos a los que las tías no paran de comerles el culo, me lo pasaría bien tomándoles el pelo.—¿Y tú, alguna novia?—Levanté una ceja y, volviendo a meter mi dedo en el chocolate, le manché la nariz mientras me reía.—Sería extraño que tú no tuvieras ninguna, no eres un mal partido, como todos los demás.—Puse los ojos en blanco, recordando a los demás tíos que había en Hogwarts.
avatar
Yulia K. Weckström
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Dorian C. Kirgyakos el Vie Ene 20, 2012 11:46 pm

Entreabrí la boca ligeramente mientras mis pupilas se clavaban en los labios de la morena, esos que en aquel momento tenían entre ellos atrapado a mi dedo índice. Chupando el chocolate que lo impregnaba. El silencio que reinó durante el gesto fue durante un periodo de tiempo corto, muy corto, y sin embargo para mí resultó como si hubiera durado mucho más de lo real. Quizás porque me había detenido en demasía en observar cada detalle que acompañaba a los labios de Yulia, quedándome estúpidamente embobado por una acción que yo había causado a propósito. Gilipollas integral. Volví a subir mi mirada hacia los ojos de ella tras ser devuelto, de un tirón, a la realidad, y ladeé una sonrisa en la que dejaba evidenciar un por de mi ego - Y mi dedo también - Maticé y corregí la corrección echa por la chica. Me dediqué a mirarla a la par que la escuchaba, prestándole la debida atención y con la curiosidad que me había llevado a formular la pregunta. Esperando su respuesta. Nuevamente, no pude evitar seguir, el primera plana, el como se dedicaba a probar una vez más el chocolate que ella misma había hecho. Mas en esta ocasión no me permití el detenerme más de lo evidenciable en aquello, pues había tenido la ligera sensación de que ya me había dejado mucho en evidencia.

- Perfecto - Dije, sin molestarme en ocultar sin vergüenza alguna lo bien que me parecía que no tuviera novio ni nada que se le semejara. Aunque, en realidad, fuera un dato que no tuviera mayor importancia, teniendo en cuenta que, tuviera o no, el final sería el mismo. Pero no todo fue música para mis oídos. Enarqué una ceja, con incredulidad y recelo, a pesar de que Yulia no tardó en restarle importancia con una risa - Oh oh.. tengo una prometida sentimental.. no me lo esperaba - Negué con la cabeza - No no.. para nada me lo esperaba - Comenté como si fuera una desilusión, mas no queriendo causar en ella más situaciones negativas de las que parecía que decir esas cosas le causaba, ladeé una sonrisa divertida. No era de mi incumbencia, a pesar de que si era e mi interés. Con conocerla me bastaba, sin pretender juzgar nada de ella - Pero por Merlín, sonríe - Solté de repente al ver que bajaba la cabeza con cierta pesadumbre. No se lo dije en un tono de a mal, ni de desquicie, sino más bien como una súplica con la que buscaba decirle que estaba intentando que no pensara en lo malo de todo aquello, sino que se detuviera en los detalles estúpidos y banales con los que poder reír sin preocupaciones - Bueno, al menos sé que no tendré que esperar hasta el matrimonio - Dije, levantando y bajando las cejas varias veces seguidas con diversión. Pretencioso y seguro de sí mismo, como si ese ''soy más de rollos'' que había soltado ella, aseguraba que fuera a pasar por mi cama. Mas era una manera sana de picarla, o al menos era lo que esperaba como reacción.

- ¡Eh! - Me quejé, mirándome la punta de la nariz manchada. Quité las manos de la pared y rodeé la cintura de Yulia con mis brazos, pegándola a mi, para restregar mi nariz en su mejilla - Nada de novias - Le dije, mientras seguía con mi dedicación de mancharle - Al menos no nada serio ni duradero, siempre traen comederos de cabeza de lo más innecesario - Finalicé con el tema. Era una conversación que había tenido muchas veces con mi hermano, el por qué no tener una novia fija y si disfrutar de los placeres que significaba no conformarse con una. Creía que, por una vez en la vida, tras la última conversación que había tenido con él, había ganado en esa batalla de formas de ser para con las mujeres. Me separé de ella de un tirón, huyendo de las consecuencias de mis actos juguetones, pero sin dejar atrás la cacerola con el chocolate. Mojé el dedo y, seguidamente, le apunté con él - Tengo un dedo con chocolate y no dudaré en utilizarlo - Le amenacé con seriedad, alzando las cejas como advertencia de mi posible crueldad para con ella.

Me enderecé pensando en qué otra pregunta podría hacerle, encogiéndome de hombros al pensar que no tenía mucho - Supongo que le habrás regalado a otro la flor que me pertenece a mí, ¿no? - Le pregunté, volviendo a enfocarla.

Dorian C. Kirgyakos
Dorian C. Kirgyakos
»Ravenclaw
 »Ravenclaw

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Yulia K. Weckström el Jue Ene 26, 2012 5:46 pm

Dorian pareció satisfecho ante el hecho de que no tuviera novio, sentimiento que yo compartía... A veces. Todos necesitamos sentirnos queridos de una forma diferente o sentirnos especiales para algo o para alguien, necesarios por decirlo de algún modo. Supongo que todos y cada uno de nosotros, por muy altivos, complicados o orgullosos que seamos, tenemos ese sentimiento, esas ganas de querer a alguien y ser querido de la misma forma. Alcé la cabeza en cuanto me pidió que sonriera y esbocé una curva en mi labios de una forma exagerada, acercando mi cara a la suya.—No soy una sentimental.—Le guiñé un ojo y le revolví el pelo para desordenárselo.—Intento ser sincera contigo.—Puse los ojos en blanco. Quizás me estaba comportando de una manera un tanto egoísta, la situación no era fácil para ninguno de los dos, ambos teníamos las mismas condiciones y el mismo destino. Juntos, sí, y quizá no era de nuestro agrado, pero tendríamos que aprender a vivir con ello.

Estás flipando un poco si piensas que voy a pasar por tu cama.—Levanté una ceja irónicamente, adoptando una actitud incrédula.—No soy tan facilona como parece.—Pasé uno de mis dedos por su labio inferior, con la clara intención de provocar y saber hasta donde era capaz de llegar si yo seguía en esa línea. Esperaba que no muy lejos.—Además, no hay ningún papel firmado que me obligue a darte sexo todas y cada una de las noches o una especie de pacto para que tengamos descendencia ¿No?—Al menos esperaba que no lo hubiera, si no tendríamos un problema, o yo tendría un problema. Aunque pensándolo bien, Dorian no era para nada un mal partido, para qué vamos a mentir, estaba bueno, muy bueno. El mayor de sus defectos era quizá aquella extraña actitud altanera y superficial que parecía desprender. De todos modos, preferí no darle más vueltas, pensando que ese tema tendríamos que tocarlo sí o sí más adelante.

Te entiendo.—Le respondí mientras dejaba que me manchara la cara con la nariz, al menos el chocolate estaba bueno.—Yo tampoco he querido novios... Hasta ahora.—No quería que malinterpretara la frase, ahora tenía ganas de tener novio, por una simple y sencilla razón. Quería llevarle la contraria a mis padres, que mi madre se enfadara y sintiera, como la gran mayoría de las veces, que no podía dominarme.—No contigo eh. Me encantaría poder joder a mis padres y que se enteraran de que tengo novio cuando estoy prometida... Aunque quizá eso te da problemas a ti, así que tendré que pensármelo dos veces.—Mentira, si quería hacerlo lo haría. Al fin y al cabo acababa de conocer a Dorian ¿No? Cosa que no impidió que se acercara a mi más de lo necesario y me gustara.

Agarré la cacerola que tenía el chocolate con la mano derecha, firmemente. Le sonreí y miré fijamente su dedo, creyendo que sería muy exagerado si volvía a metérmelo en la boca.—¡Tengo todo el chocolate, y no dudaré en usarlo!—Le respondí imitándole. Era obvio que no pensaba hacer nada con todo aquel chocolate, era demasiado valioso para tirárselo por encima o empezar una especie de guerra.
La pregunta de la flor me hizo reír, me pareció curioso que me lo preguntara de aquella forma.—Mmmm... Creo que no debería responderte a esa pregunta.—Sonreí burlonamente y me aparté un poco de él.—Podrías descubrirlo tú mismo... ¿Qué te parece?—Le guiñé un ojo y fui a dejar el recipiente del chocolate encima de una de las mesas.—Tendré ir yéndome ya, Dorian.—Dije muy a mi pesar. Hubiera preferido estar allí hablando con él, conociéndole al menos un poquito más, pero había quedado con Hugo.—¿Nos vemos esta noche?—Pregunté, aventurándome de esa forma a tener un no por respuesta.


Off: Perdón por la tardanza D: Tenía algunos exámenes importantes!
avatar
Yulia K. Weckström
»Gryffindor
»Gryffindor

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Volver arriba Ir abajo

No puede ser {Dorian} Empty Re: No puede ser {Dorian}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.